lunes, 21 de diciembre de 2015

La Sociedad de Beneficencia
La Sociedad de Beneficencia creada por Bernardino Rivadavia en 1823, fue en su origen una institución de fuerte contenido laico que teniendo en cuenta los conceptos de bienestar social de entonces, desarrolló una actividad que se la puede calificar como encomiable.

Con el correr de los años, la incipiente oligarquía anudó una alianza política con las jerarquías eclesiásticas, lo que derivó en el accionar conjunto para la beneficencia. Comenzó a ser dirigida por damas de la alta sociedad y religiosas, “bendecidas” ambas por altos dignatarios clericales que ignoraron el mensaje de León XIII.

La manera elegida por las “damas de caridad” de asistir a los más pobres solo lograba acentuar las diferencias sociales. No podía esperarse que la Sociedad de Beneficencia realizara o al menos intentara realizar, una política integral de rescate y mejora de los sectores sumergidos si se tiene en cuenta quienes conducían la institución y de dónde provenía el dinero.

Uno de los métodos de la Sociedad era recaudar dinero mediante compañas callejeras y los niños debían hacer el triste papel de mendigos

Basta recorrer la prosapia de las “damas de beneficencia” para darse cuenta de cómo estaba construido este sistema asistencial: Quintana, Luro, Martínez de Hoz, Alvear, Leloir, Unzué, Ortiz Basualdo, Casares, Bosch, Torquinst, Lezica, Uriburu, Anchorena, Pellegrini, Perdriel, Cantilo, Lavalle, Rodríguez Larreta, son solo algunos de esos apellidos.
En cuanto al dinero para mantener la sociedad éste provenía del Jockey Club, la Sociedad Rural Argentina, el diario La Nación, las contribuciones de las familias ricas y también del Estado Nacional.
Damas de la Sociedad de Beneficencia

El fin de la Sociedad
Era tradición en la institución de que se le ofreciera a la primera dama el cargo de presidenta, por tal motivo en 1946, un mes después de que Juan Domingo Perón asumiera en el gobierno, una comisión de damas de la Sociedad de Beneficencia decidió entrevistar a Eva Perón en la residencia presidencial.

La noche anterior, los Agentes de Control de Estado, le hicieron llegar a Eva una carta donde una de las damas le dirigía la siguiente misiva a la escritora Delfina Bunge de Gálvez: Esperamos que vengas a la residencia con nosotras, Delfina querida. Sabemos que tenés el paladar muy delicado y que la visita te hará mal al estómago. Pero si cuando estés delante de la h de p te sentís descompuesta, pensá en que estás ofrendándole al Señor un sacrificio que te valdrá infinitas indulgencias plenarias.”

En efecto, Eva estaba considerada por la oligarquía porteña una “bataclana”, como la llamaban en sus cotorreos, hija ilegítima, promiscua y de pasado dudoso.
La cita era para las 9 pero ella se hizo presente después de las 11 y surgió el siguiente diálogo rescatado por Tomás Eloy Martínez:
—¿Qué las trae, señoras? —dijo, sentándose en el taburete de un piano.
Una de las damas, ataviada de negro, con un sombrero del que se alzaban unas alas de pájaro, contestó, desdeñosa:
—El cansancio. Llevamos más de tres horas esperando.
Eva sonrió con candor:
—¿Sólo tres horas? Tienen suerte. Hay dos embajadores, arriba, que ya llevan cinco. No perdamos tiempo. Si están cansadas, querrán irse rápido.
—Nos trae una obligación sagrada —dijo otra de las damas, que se envolvía el cuello con una estola de zorro—. Por respeto a una tradición que tiene casi un siglo, le ofrecemos que presida la Sociedad de Beneficencia…
—… aunque es usted demasiado joven —insinuó la del sombrero de pájaro—. Y tal vez, por haber sido artista, no esté familiarizada con nuestras obras. Somos ochenta y siete damas.
Eva se puso de pie.
—Se darán cuenta que no puedo aceptar —dijo, cortante—. Eso no es para mí. No sé jugar al bridge, ni me gusta el té con masitas. Las haría quedar mal. Busquen a una que sea como ustedes.
La dama de la estola le tendió, con alivio, una mano enguantada.
—Si es así, nos vamos.
—Se olvidan de la tradición —dijo Eva, ignorando el saludo—. ¿Cómo se van a quedar sin presidenta honoraria?
—¿Quiere sugerirnos algo? —preguntó, sobradora, la del zorro.
—Nombren a mi madre. Tiene ya cincuenta años. Ella no es una hache ni una pe, como dice esta carta —contestó, desplegando la copia sobre la mesa—, pero es mejor hablada que ustedes.
Y dando media vuelta, subió con donaire las escaleras.

El 6 de septiembre de 1946 es intervenida la Sociedad de Beneficencia de la Capital mediante el decreto 9414/46. Fue el fin. Se terminó con el concepto y principio de limosna, de caridad y de beneficencia para abrirle paso al de la justicia social.

Aquí no voy a mencionar, por razones de espacio, la vastísima obra realizada por la Fundación Eva Perón. Me interesa destacar que además de la ayuda local envió todo tipo de asistencia a decenas de países y uno de ellos fue Estados Unidos y es interesante conocer este episodio.

 Eva Perón rodeada por alumnas de la Escuela de Enfermeras de la Fundación

La ayuda que generó un enredo diplomático
En el estado de Maryland, Fay Vawters, presidenta de la Children’s Aid Society, veía con preocupación cómo descendía el termómetro en el invierno que se avecinaba en aquel septiembre de 1949. La sociedad vestía y alimentaba a más de 1000 niños, pero se necesitaba mucha más ayuda.

Entre los llamados que hizo incluyó a la Embajada de Argentina solicitando una donación “para comprarles ropa a los niños necesitados de Washington cuando se preparaban para volver a la escuela”. Agustín Merlo, el agregado obrero de la Embajada se contactó con Eva Perón y le trasmitió el pedido de zapatos y ropa para 600 niños, que fueron enviados por avión poco tiempo después.

Es interesante señalar que por entonces en Washington DC, la capital de Estados Unidos, el nivel de pobreza era del 47,6% y el episodio se produjo en momentos en que Harry Truman ascendía mediante reelección a la presidencia.

La Fundación envió ayuda a España y a varios países de América

En plena guerra fría, la prensa nacional e internacional dio publicidad a la noticia. El Pittsburg Post Gazette puso en tapa: ¡Ayuda del Exterior Viene a América! Eva Perón Envía Ropa Donación para 600 Niños de Washington Desconcierta a la Sociedad de Caridad”. También se hizo eco el Miami Daily News: “La Fundación Eva Perón Envía un Regalo Argentina Vestirá a los Pobres de Washington”.

La reacción más hostil fue la del Pittsburg Press. El diario criticó a la señora Vawters por haber dado a los soviéticos un posible golpe propagandístico al hacer notar al mundo que existía la pobreza en la Capital de la Nación.

La nota que mandó Eva Perón junto con la donación, decía entre otras cosas: “…Sirva de ejemplo este acto y esta ayuda que lo hacemos con todo el respecto y todo el cariño por el gran pueblo de los Estados Unidos y humildemente le hacemos llegar nuestro granito de arena de ayuda”.

Destrucción de la Fundación
Cuando el 16 de septiembre de 1955 la autodenominada “Revolución Libertadora” derrocó a Perón, que ya cumplía su segundo mandato, la Fundación Eva Perón fue una de las primeras víctimas de ese régimen dictatorial. Llegaron a romperse frascos de bancos de sangre en los hospitales por tener el sello de la entidad, y a secuestrarse pulmotores por ostentar la misma marca. Se confiscaron muebles de hogares, hospitales y escuelas, se quemaron ropa, medicamentos, sábanas y frazadas que suministraba la Fundación. 

La comisión investigadora de las cuentas de la Fundación, no pudo encontrar irregularidades, por el contrario había un superávit de 3500 millones de pesos y de 250 millones de dólares. Ese dinero los “libertadores” prometieron depositarlo en las cajas de Jubilaciones, pero nunca lo hicieron.

Al año siguiente del desmantelamiento de la Fundación, sobrevino la epidemia de poliomielitis, hubo una desesperada y urgente necesidad de pulmotores, pero éstos habían sido destruidos en la vorágine de odio desatado por Aramburu y sus uniformados. Hubo que importarlos de Estados Unidos.

Adela Caprile, miembro de la comisión que investigó el manejo de los fondos de la Fundación tras el golpe de Estado, le dijo a Alicia Dujovne Ortiz, autora del libro "Eva Perón. La biografía": "No se ha podido acusar a Evita de haberse quedado con un peso. Me gustaría poder decir lo mismo de los que colaboraron conmigo en la liquidación del organismo".

Laura Golbert. De la Sociedad de Beneficencia a los Derechos Sociales. http://www.trabajo.gov.ar/downloads/seguridadSoc/delasociedaddebeneficenciaalosderechossociales.pdf

Historia del Peronismo. La Fundación Eva Perón. http://www.historiadelperonismo.com/1-gobierno-de-peron_5.php

Tomás Eloy Martínez. La novela de Perón.

Recuerdos de la Fundación

Felipe Pigna. Los mitos de la historia argentina. Volumen 5, Editorial Planeta, Buenos Aires 2013.

Alicia Dujovne Ortiz. Eva Perón, la biografía.


La Fundación Eva Perón tras la muerte de su alma mater. Clarín 07/09/2012

11 comentarios:

  1. Qué tapa le puso la representante de Venezuela a Maacri, que verguenza ajena siento de tener un presidente tan insignificante. Vale la pena ver el video.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni Marcos Peña pudo evitar que Macri hiciera el primer ridículo de los tantos que vendrán.

      Eliminar
    2. Ni Marcos Peña pudo evitar que Macri hiciera el primer ridículo de los tantos que vendrán.

      Eliminar
  2. Hay demasiados signos para no pensar que estamos ante una dictadura encubierta

    ResponderEliminar
  3. En sus declaraciones contra Venezuela, entrometiéndose en los asuntos internos de una nación soberana, a Macri no lo apoyó ningún otro miembro del Mercosur.
    Mostró su profundo desprecio hacia los panameños al enviar como embajador a un transformista de escasas luces. Pésimo comienzo de la política externa del procesado presidente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A principios del año próximo Mauricio se presentará en la Casa Blanca a recabar nuevas órdenes del imperio que ya lo felicitó por su actuación contra Venezuela. Mauri obedece a dos autoridades: Magnetto y Obama.

      Eliminar
  4. Macri, ¿en qué te han convertido?, parecés un dictador del 78

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja,buenismo el comentario de Anónimo. Pero volviendo al tema de este articulo ¿Quiénes eran los Agentes de Control de Estado, que espiaron una carta privada de las damas de beneficencia?
      Mmm esas señoras no me gustan,pero tampoco me gusta el accionar de estos agentes. A pesar de todos sus logros, el primer peronismo tuvo ciertas cosas de este estilo, muy criticables.¡Ojo que no soy gorila!!!

      Eliminar
    2. Desde el aspecto legal, ese espionaje vulnera la libertad y el derecho a la privacidad. En la práctica fue una buena lección a las gorilas de aquella época

      Eliminar
  5. DOS ESCENARIOS
    Escenario 1
    Lluvias torrenciales inundaron vastas zonas del conurbano, hay miles de evacuados y pérdidas millonarias.

    Periodistas de La Nación y de Clarín: hemos visitado las zonas inundadas y brilla por su ausencia el gobernador Scioli quien con total indiferencia partió rumbo a Europa, cuando su lugar es aquí en la provincia que gobierna.

    Escenario 2
    Lluvias torrenciales en zonas de Brasil produjeron la crecida descontrolada de los ríos Paraná y Uruguay, hay miles de evacuados y pérdidas millonarias.

    Periodistas de La Nación y de Clarín: hemos visitado al flamante presidente de los argentinos en Villa la Angostura donde está tomando un merecido reposo junto a su bellísima esposa Awada quien luce un hermoso conjunto de sport. El presidente juega con su deliciosa hija Antonia que nos saluda con su manito.

    ResponderEliminar
  6. DOS ESCENARIOS
    Escenario 1
    Lluvias torrenciales inundaron vastas zonas del conurbano, hay miles de evacuados y pérdidas millonarias.

    Periodistas de La Nación y de Clarín: hemos visitado las zonas inundadas y brilla por su ausencia el gobernador Scioli quien con total indiferencia partió rumbo a Europa, cuando su lugar es aquí en la provincia que gobierna.

    Escenario 2
    Lluvias torrenciales en zonas de Brasil produjeron la crecida descontrolada de los ríos Paraná y Uruguay, hay miles de evacuados y pérdidas millonarias.

    Periodistas de La Nación y de Clarín: hemos visitado al flamante presidente de los argentinos en Villa la Angostura donde está tomando un merecido reposo junto a su bellísima esposa Awada quien luce un hermoso conjunto de sport. El presidente juega con su deliciosa hija Antonia que nos saluda con su manito.

    ResponderEliminar