lunes, 14 de diciembre de 2015

LA HABITACIÓN DE EMPAPELADO AMARILLO

La “histeria” de Charlotte
La consulta médica ha terminado y la joven Charlotte regresa angustiada a su hogar, se siente más sola y abandonada que nunca después de las indicaciones recibidas. Silas Weir Mitchell, el prestigioso médico que la atendió en su consultorio de Filadelfia, es reconocido por sus teorías sobre el tratamiento de la histeria y la neurastenia femenina, que se suelen presentar al término del embarazo y que hoy se conocen como depresión posparto.

                             Silas Weir Mitchell

Charlotte Perkins Gilman tenía entonces 27 años y, desde el nacimiento de su hija dos años atrás, había caído en un estado de tristeza, apatía y profunda falta de energía y desinterés por el mundo que la rodeaba. Actualmente, cualquier psiquiatra diagnosticaría depresión desencadenada por el embarazo, cuadro que como tantos otros, es de oscura etiología y se trata con antidepresivos y terapia cognitiva conductual. Sin embargo, en los tiempos de la sociedad victoriana del Dr. Mitchell, donde la mujer era un ser desvalorizado y se consideraba que todos sus males provenían del útero, una afección como la de Charlotte era una típica histeria.

Las prescripciones del Dr. Mitchell a la angustiada paciente eran acordes con el relegamiento a que se hallaba sometida la mujer en el siglo XIX. Le indicó cura de reposo en cama mientras le advirtió con el tono solemne que caracteriza a los especialistas cuya fama los volvió presuntuosos y narcisistas: “lleve la vida más doméstica posible, dedique solo dos horas al día para pensar y jamás se le ocurra tomar un lápiz o una pluma para escribir”. Charlotte no fue una excepción. Esto era lo que se recetaba a las mujeres en esa época, cuando se creía que usar mucho el cerebro debilitaría su órgano principal, el útero.

Pero tanto el Dr. Mitchell como Charles Walter Stetson, el esposo de Charlotte, desconocían su capacidad de resiliencia, esa condición que poseen algunas personas para sobreponerse a situaciones de extrema adversidad donde otros sucumben. Poseía un temple que ya se evidenció desde la infancia cuando aprendió a leer y escribir por sí misma en un mundo donde la mayoría de las mujeres eran analfabetas. Su padre abandonó a la familia cuando ella era una niña, dejándolos en extrema pobreza. Sin embargo, Charlotte se las arreglaba para visitar la biblioteca pública de la ciudad de Hartford en Connecticut y devorar tratados de diversas disciplinas. Más tarde se ganó la vida dibujando tarjetas comerciales y como maestra de arte a pequeños grupos de alumnos.

De la emancipación a la lucha por los derechos femeninos



            Charlotte Perkins Gilman (1860-1935)

Una personalidad tan inquieta, con múltiples intereses y de fuerte carácter, distaba de ser la paciente ideal que pretendían su marido y el Dr. Mitchel. Al cabo de pocos meses de reclusión, que le inspiraron el argumento de su famoso cuento “El empapelado amarillo”, Charlotte tomó decisiones cruciales violando los códigos y las convenciones de su época. Con buen criterio determinó que el tratamiento del Dr. Mitchell la convertiría en una piltrafa humana y decidió abandonarlo. Esto exigía también otras determinaciones drásticas para poder emanciparse y transformarse en un ser libre y en 1888 se separó de su esposo, una verdadera transgresión para aquellos tiempos.

Se trasladó con su hija Katharine de 3 años hacia la costa oeste de los Estados Unidos, en Pasadena, California. El sufrimiento que le causó la reclusión a la que fue sometida y el estado de inferioridad social en que se hallaban las mujeres fueron estímulos que la transformaron en una activa feminista. Formó parte de numerosas organizaciones reformistas que luchaban para la emancipación de la mujer y para una de esas instituciones redactó un boletín.

La actividad social y política de Charlotte se hizo incompatible con un adecuado cuidado para su hija y decidió mandarla con su ex esposo, quien estaba casado con una mujer que afortunadamente le brindó la atención y el cariño que Charlotte no podía ofrecerle. En 1893 se contactó con su primo George Houghton Gilman, con el cual se casó siete años después. Fueron tiempos de felicidad incrementados por el prestigio que le aportó su lucha por las mujeres, que se volcó en la redacción de artículos, conferencias en su país y en el Reino Unido y la producción de novelas. Se la considera como una de las principales referentes de los movimientos feministas.
Entre sus escritos se destacan varios tratados sobre economía y la mujer, que tuvieron gran difusión, pero su obra más popular es un cuento, “El empapelado amarillo” (The yellow wallpaper).

El empapelado amarillo


El Empapelado amarillo, es un best seller y un relato imprescindible para quienes luchan por los principios del feminismo. Está basado sobre la propia experiencia de Charlotte y se refiere a una mujer mentalmente trastornada después de tres meses de estar confinada en una habitación. En el cuento, es el marido, quien también es médico, el causante de su encierro. Se le prohíbe leer, escribir y hacer todo tipo de actividad que involucre estímulo físico o mental. Ella pasa los días obsesionada hasta límites insospechados con el empapelado amarillo de la habitación. El cuento es un manifiesto para que la sociedad de le época cambie sus prejuicios sobre la situación de la mujer y resalta el efecto deletéreo que le produce la falta de autonomía.

Últimos años
En 1932 Charlotte recibió el diagnóstico de que padecía un cáncer de mama incurable. Dos años después su segundo esposo, a quien amaba profundamente, falleció de una hemorragia cerebral. Charlotte tenía entonces 75 años y consideró que su vida estaba cumplida. El 17 de agosto de 1935 tomó una sobredosis de cloroformo y murió pacíficamente. Dejó la siguiente nota: “Cuando uno dejó de ser útil, cuando la muerte es inminente e inevitable, uno de los más simples derechos humanos es elegir una muerte fácil y rápida, en lugar de otra lenta y horrible”.

Biography. Charlotte Perkins Gilman. Bio. http://www.biography.com/people/charlotte-perkins-gilman-9311669

Pat Harrison. The Evolution of Charlotte Perkins Gilman. Radcliffe Magazine. https://www.radcliffe.harvard.edu/news/radcliffe-magazine/evolution-charlotte-perkins-gilman

Gilman Charlotte Anna Perkins. Encyclopaedia Britannica. Tomo 5, pag 269. Chicago 1995.


Charlotte Perkins Gilman. El tapiz Amarillo. Siglo XXI.

18 comentarios:

  1. Excelente artículo, siempre admiré a esta mina

    ResponderEliminar
  2. Órdenes y contraórdenes, decretos de necesidad y urgencia, marchas y contramarchas, violación de la constitución. Estamos ante una dictadura encubierta y sin duda se vislumbra como el peor gobierno de la historia, exceptuando las dictaduras militares

    ResponderEliminar
  3. Hola Ricardo
    Gracias por lo que mandaste hoy ,lindo !
    Permitime una sugerencia …
    Tendrías que agradecer a Alicia F por compartirlo con vos ,tal vez
    Y a Alicia Moscardi que creo es la que trajo a nuestro
    Grupo literario de los sabados ,el libro
    o lo sugirió hace varios años
    Si no fuera asi olvidate de lo que dije…
    Mi sensibilidad feminista no puede ante estas cosas,je!
    Abrazos
    teresa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tere, yo no intervine en esto. Ricardo lo encontró en Internet, en su búsqueda de artículos sobre salud mental.

      Eliminar
  4. Lucrecia, feminista y kirchnerista15 de diciembre de 2015, 11:46

    Dado que la habitación es de color amarillo ¿no se podría encerrar allí a Mauricio por el resto de sus días?

    ResponderEliminar
  5. Osvaldo C de Maryland16 de diciembre de 2015, 17:21

    Magnífica la historia de Charlotte, Ricardo. No la conocía y te agradezco por compartirla. La vida de Charlotte se caracterizó por el superar los efectos de su enfermedad siquiátrica y los de una trágica injusticia. Su suicidio, sin embargo, contradijo objetivamente el significado de sus triunfos. Juzgo que a la larga sus problemas mentales triunfaron.

    ResponderEliminar
  6. Con una amplia sonrisa al recibir los aplausos de sus subalternos, Prat Gay anunció el levantamiento del cepo.

    -¿Oiste eso Alicia?, ¡se levantó el cepo, quiere decir que voy a poder comprar mensualmente hasta 2 millones de dólares!

    -Me parece muy difícil, Ricardo, tu salario y jubilación se reducen un 25%, vas a tener que pagar mucho más los transportes y la quita de subsidios harán que suba en forma meteórica el gas y la electricidad.

    - Me senté e hice cuentas y calculé que sin ir al cine ni a restaurantes y tratándome de colar en el subte sin que me vea la vigilancia, podría ahorrar 2 dólares.

    - Caramba Alicia, compensaré estas pérdidas viendo 6,7,8

    - Lamento decirte Ricardo que a 6,7,8 lo levantan. Por un DNU, Macri concentró todos los medios en manos del milico Aguad y de Lombardi, quienes no tienen la más mínima intención de respetar la libertad de prensa.

    -Ah, pero todavía me queda la posibilidad de reunirme con los amigos en el centro cultural de Olivos y con solo tomar un café podemos charlar durante horas.

    - Nuevamente lamento desilusionarte Ricardo. El otro día entró la policía de Macri primo y desalojó a bastonazos a los empleados. El centro está cerrado.

    Ya muy preocupado le comento a Alicia que al no tener plata para comprar los diarios, al menos veré Página 12 por el celular. Alicia me mira con ternura y me dice: el sitio ha sido hakeado, hace una semana que no se puede ver.

    -Al borde del llanto le digo: hagamos una cautelar, tengo un amigo que conoce al juez Rosenkrantz. Él nos podría ayudar. La ternura en los ojos de Alicia aumenta más aún.

    -Ricardo Retardo, mediante un DNU y violando las normas más elementales de la Constitución, Macri lo designó para la Suprema Corte. Además, no te convenía; él solo atiende a los grandes clientes. En su estudio figuran Clarín, La Nación y la Sociedad Rural Argentina, no un piojoso como vos.

    Desesperado salgo a la calle y me dirijo al Congreso donde hoy habrá un acto en defensa de la libertad de prensa. Allí descargaré mi bronca aullando contra este engendro que nos gobierna.

    Ricardo Retardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tené cuidado, si vas a las movilizaciones podés ser juzgado junto a Hebe...

      Eliminar
    2. ¡Excelente, buenísimo, lo divulgué!!

      Eliminar
    3. Pobre Ricardo vamos a tener que usar la imaginación para pasar el verano.
      Un abrazo fraterno desde las hermosas retamas de la Angostura
      Cariños
      Susana y Osvaldo

      Eliminar
    4. Cuanto lo lamento y comparto tu bronca!!!!
      Abrazo a toda la familia!!!
      Alejandro

      Eliminar
    5. Muy bueno Ric!!
      Abrazos

      Eliminar
  7. No te preocupes, nos queda la calle, la sensibilidad social y la inteligencia solidaria. Nada de eso les interesa así que nunca lo van a privatizar.
    Abrazo indignado

    ResponderEliminar
  8. Hola Ricardo y Alicia. Primero decirles que hoy tratare de nuevo poder hablar con ustedes.
    Siento muchisimo lo que ha pasado en Argentina, segui el proceso por las noticias que llegaron a España.
    Es tremendo lo que ha pasado!!!.
    Espero que hoy nos podamos comunicar.
    Les envio todo mi cariño. Saben que los quiero muchisimo y lo que pase y esta pasando en Argentina lo siento como si fuera mi patria porque me siento muy vinculada a traves de mis amigos queridos.

    ResponderEliminar
  9. En el acto del Congreso en defensa de la libertad de expresión el miércoles 16, hubo más gente que el jueves 10 cuando asumió Macri.

    ResponderEliminar
  10. Don Ricardo: ¿Supo algo del ingeniero fracasado que tenía un boliche pedorro en la calles Soler y que su socio lo estafó en 100.000 dólares y ni se avivó?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se de quién habla, no conozco a ese sujeto

      Eliminar
  11. San Cayetano ya avisó que por 4 años no le pidan que les consiga trabajo. “No tengo tanto poder, sería un supermilagro”- recalcó.

    ResponderEliminar