jueves, 18 de diciembre de 2014

EL TANGO EN LAS ANTÍPODAS

Es harto sabido que el tango es universal y es escuchado y bailado en todo el mundo, pero hay dos países fuera de América Latina donde se arraigó con fuerza inusitada y son Finlandia y Japón. Ahora bien, el tango es la canción del Río de la Plata y más precisamente de Buenos Aires y es casi el único género musical que le canta a una ciudad, pero en la Reina del Plata viven los porteños y nuestra idiosincrasia, costumbres, idioma y hábitos no guardan relación alguna con los introvertidos finlandeses y en menor grado con los japoneses. Como no hay una explicación lógica para este fenómeno y quién lo pretenda hacer, cae irremediablemente en la divagación, me limitaré a describir el tango y sus características en Finlandia y Japón.

El tango en Finlandia

Orígenes
El tango argentino se conoce en Finlandia dese 1911, pero su debut inicial, según cuenta la leyenda, ocurrió en 1914, cuando una pareja de bailarines dinamarqueses que aprendió a bailar el tango en París, exhibieron sus cortes y quebradas en el Gran Hotel Fennia de Helsinki.

Ni el charleston ni el jazz que llegaron en la década siguiente, pudieron competir con el tango, ni siquiera en la posguerra, la invasión de la música norteamericana, pudo desalojarlo; por el contrario se afirmó como la expresión del espíritu melancólico de los finlandeses. A partir de entonces a toda reunión de baile se la denomina noche de tango.

         Bailando tango en un parque de Finlandia

Características propias del tango finlandés
Si consideramos las letras, se puede afirmar que podrían haber sido escritas por cualquier poeta porteño mientras sorbe su café en un barrio de Buenos Aires. Los temas centrales son: el amor, la tristeza o la infelicidad, el deseo del reencuentro con el antiguo hogar, con el barrio donde uno fue feliz. Una línea importante, y en eso se diferencia de las letras argentinas, son los tangos que evocan la campiña, los cambios estacionales, la primavera corta y la reclusión invernal, con mucha riqueza metafórica.

Existen más de 20 tangos argentinos traducidos al finlandés, entre ellos 10 obras de Gardel. Son reconocidas sus reversiones de letras de clásicos tangos argentinos en finés, títulos como: Sur (Sörkkaan terveiset vie), Caminito (Muistojen polku, Pikku tie), El Choclo (Sataman tango), La última curda (Viimeinen känni) y El día que me quieras (Päivä jolloin minua rakastat).Pero los compositores de letras y música locales son muy prolíficos y tienen sus propias versiones donde también han sabido emplear la metáfora al estilo Manzi o Expósito.


       Eino Gron, uno de los más destacados vocalistas de tango finlandés

Orquestas y ritmo
El tango finlandés tiene la base del 2 x 4, aunque más lento y uniforme y se baila igual que en los salones porteños. Para el laconismo extremo de los finlandeses es la forma ideal de bailar, porque en el tango no se habla mientras se ejecuta la danza, debido a la concentración que exige seguir el ritmo.

En las orquestas el acordeón a veces reemplaza al bandoneón, puede haber instrumentos de viento y generalmente un tambor pequeño marcando el ritmo, es la única percusión. El resto se asemeja a nuestras orquestas típicas ya que está compuesto por piano, guitarra (no eléctricas), violín, cello y contrabajo.

En el verano finlandés tiene lugar el Tangomarkkinat, o festival del tango en la ciudad de Seinajoki, considerada como la segunda ciudad del tango después de Buenos Aires. El festival atrae más de 100.000 participantes anualmente y finaliza con la coronación del Rey y la Reina del tango, quienes reciben mucha atención en los medios de comunicación finlandeses y frecuentemente comienzan a firmar contratos con discográficas luego de su coronación.


Podemos terminar con este comentario del compositor finlandés Klaus Castren: “El tango debe ser escuchado con recogimiento, exactamente igual a como se escucha un concierto. Siempre tiene nuevas facetas, tan semejante a Buenos Aires, tan representativo de esta ciudad que se parece a París y por allá a Londres o a Madrid y por sobre todo tiene fascinación y personalidad. Aunque a mí que vivo como un porteño, pero que debo cumplir con los trágicos horarios de mi país, Buenos Aires no me reveló aún un secreto que guardan los porteños: ¿Cómo hacen para trasnochar y madrugar a la vez?”

El tango en Japón


Todo comenzó en París

En el cabaret El Garrón de París, tocaba la orquesta del bandoneonista Manuel Pizarro, quién hizo sus primeros pasos junto con Eduardo Arolas y después como integrante de la orquesta de Francisco Lomuto. Manuel Pizarro se radicó definitivamente en la ciudad luz y cuando llegó en 1928 su amigo Carlos Gardel, Pizarro le abrió las puertas para que pudiera actuar, gesto que el “zorzal” le agradeció eternamente.



Manuel Pizarro (bandoneón) y s orquesta típica en el cabaret El Garrón de París.


Esta introducción es necesaria para hablar de la historia del tango en Japón. El barón Tsunayoshi "Tsunami" Megata, hijo de un diplomático japonés y nieto del samurai Kaishu Katsu, arribó a París en 1920 para someterse a una intervención quirúrgica. Le gustó la ciudad, pero más le gustó el tango y se hizo asiduo concurrente de El Garrón donde trabó amistad con Manuel Pizarro y se convirtió en un eximio bailarín.



                            Tsunayoshi Megata


Megata regresó a Japón cargado de grabaciones de tangos y como los discos estaban etiquetados en francés, en un principio creyeron en Japón que el tango era originario de Francia. En Tokio, el barón Megata instaló una academia de baile gratuita en la que enseñó a bailar nuestra música a la aristocracia japonesa y publicó "Un Método para Bailar el Tango Argentino". 


A fines de la década del 30 y principios de la del 40, ya se habían formado varias orquestas y en los años 50 actuaban más de 20 conjuntos, siendo el más conocido la Orquesta Típica Tokyo, dirigida por Shimpei Hayakawa.


Otros precursores
Masao Koga, director de la Orquesta Imperial del Japón, pasó por Buenos Aires en 1939 y a su regreso se llevó una valija llena de discos y partituras. En Japón formó su propia orquesta de tango al estilo de las nuestras, con los mismos instrumentos siempre incluyendo el bandoneón. 

En 1952 llegó a Buenos Aires una joven nacida en Tokyo con su voz de soprano lírica y sus tangos cantados por fonética, su nombre era Ranko Fujisawa. Había sido cantante de jazz hasta que escuchó La Cumparsita y decidió que solo cantaría tangos. Cuando arribó a nuestra ciudad era una eximia cantante de la música porteña y su esposo era el director de una orquesta típica en Japón. Pensaba quedarse solo unos días como turista cuando la invitaron a cantar en el teatro Discépolo junto con Aníbal Troilo y Roberto Grela. Entre el público estaba el presidente de la república Juan Domingo Perón. Después de su actuación, que fue exitosa, fue contratada por Radio Splendid. Japón tendría que esperar un largo tiempo para volverla a ver.





                                           Ranko Fujisawa

La gira triunfal de Juan Canaro
Un hito importante en la historia del tango en Japón ocurrió en diciembre de 1953, cuando arribó a Tokyo una delegación de doce músicos y cantantes dirigidos por el bandoneonista Juan Canaro, hermano de Francisco. Fueron recibidos con honores oficiales y en el debut estuvo presente la familia imperial. De ahí en más recorrieron todas las ciudades importantes de Japón actuando siempre a sala llena. A partir de entonces, la mayoría de las orquestas argentinas incluyeron en sus giras a Japón.

Parte de este material está sacado del libro Historia del tango de Horacio Ferrer




7 comentarios:

  1. Cosa 'e no creer, chei! Muy bueno.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Edith Fernandez Baggiani20 de diciembre de 2014, 8:58

    Muy bueno Ricardo, tu homenaje al tango; a esto lo agrego yo, hija de un tanguero de alma, que tenía en Río Cuarto un Bar- Boliche que se llamó Galería Gardel. Pocas veces envío un comentario a las notas que nos venís regalando desde hace varios años, cinco?. Pero quiero felicitarte por tu prolífica y creativa producción y agradecerte la variada e interesante información que recibo y que no conocería a no ser por esta vía. Por eso y más, muchas gracias y que ésto siga. Un beso Edith.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy lindo y gracias por tu comentario Edith,

      Eliminar
  3. El tango genera 500 millones de dólares por año en todo el mundo, de los cuales sólo el 10% corresponden a la Argentina. En Internet existen 50 millones de sitios sobre tango. Se calcula que son millones las personas que bailan tango fuera de Argentina y Uruguay. Se realizan festivales en países tan distintos como Islandia, Japón, Turquía y Estados Unidos, sin hablar de Finlandia donde se lo considera un género propio. Todas las grandes ciudades del mundo tienen revistas de tango.
    Muy buen artículo. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tango, el Che Guevara, el papa Francisco, Maradona, Messi, Luciana Aymar. Somos una fuente de creatividad.
      Gracias por el comentario

      Eliminar
    2. Y Evita? y Kris?... Bueno, sería interminable.
      Alta lucidez y creatividad!

      Eliminar
  4. Gracias Ricardo:
    Como siempre muy interesante, y nos cultivamos en diversos campos.
    Segui escribiendo CAPO.
    Un abrazo de Dora y Enrique.

    ResponderEliminar