domingo, 20 de julio de 2014

LOS DESTINOS DE TRES PAÍSES

La reiterada frase de que a los ingleses cuando vinieron en tren de conquista en 1806 y 1807, les deberíamos haber arrojado flores en lugar de aceite hirviendo, es un concepto que encierra, como toda ilusión de ser otro, una frustración tanto individual como colectiva. Este pensamiento es consecuencia de la tendencia a compararnos con Australia y Canadá, ex colonias inglesas y que actualmente forman parte del Commonwealth, pero que también están en el primer mundo y nos llevan una considerable ventaja tecnológica.

Australia y Canadá se encuentran entre los 11 países más desarrollados, mientras que Argentina ocupa el lugar número 45. El PBI de Argentina es de 12.000 dólares por persona (el doble de hace una década), mientras que el de Canadá y Australia es de 50.000 y 60.000 dólares, respectivamente. Si en algo estamos parejos es que junto con estos dos países nos encontramos entre los cinco principales exportadores de granos. Los dos restantes son Estados Unidos y el Mercado Común Europeo. Sin embargo, como se verá luego, Argentina es el único que no regula ese sector.

La comparación de estos tres países es válida ya que conforman vastos territorios, con escasa población, tierras fértiles para la ganadería y la agricultura y grandes reservas de minerales. Los tres comenzaron a desarrollarse e independizarse en épocas similares, pero siguieron caminos diferentes. Aquí se analizan las razones de las diferencias, basadas en parte sobre el libro Tres destinos, tres países, del periodista y economista Daniel Muchnik y el comentario de Néstor Restivo en el programa Gente de a pie.

La colonización hispana
América latina fue colonizada por España y los conquistadores vinieron fundamentalmente en busca de oro y riquezas y no a desarrollar actividades agrícola ganaderas o iniciar una incipiente industria manufacturera. En la mente del hidalgo español, y esa fue la tragedia de España, el trabajo era un acto casi despreciable, aspecto que la mente observadora de Sarmiento destacó en su viaje por Europa.

La casa de los Austria y más tarde los Borbones, fueron dinastías decadentes que desaprovecharon totalmente las ventajas del continente americano. El oro que les llegaba a raudales, pasaba casi sin ser tocado para pagar las manufacturas importadas, los gastos de guerra y las deudas a la banca Fugger. Estas monarquías jamás desarrollaron la industria en el país, lo que determinó que España fuera durante siglos el país más atrasado de Europa. En alguna medida esta nefasta y suicida política económica también impactó en el comportamiento de las colonias americanas.



El banquero Fugger y Carlos V discutiendo sobre pago de deudas e intereses.

En contraste, Australia y Canadá fueron colonizadas por Inglaterra que estaba en plena Revolución Industrial y cuyos monarcas estimularon la industria local y ejercieron un fuerte proteccionismo totalmente opuesto a lo que pregonaba para el resto del mundo a través de las teorías de libre comercio de Adam Smith. Obviamente sería absurdo responsabilizar totalmente a los colonizadores de los propios fracasos, pero es evidente que Australia y Canadá al recibir de Inglaterra el culto al trabajo y una filosofía económica altamente progresista, obtuvieron un beneficio inicial del cual carecieron las colonias americanas.

Arriendo versus arraigo
En Argentina, en lo referente a la explotación de la tierra predominó el latifundio y la renta por la renta misma. Los dueños de los campos aplicaron el arriendo, mientras que las ex colonias inglesas incentivaron el arraigo. Se desarrollaron pequeños y medianos agricultores y ganaderos y no un sector oligárquico como en nuestro país, que utilizó sus ganancias para fastuosidades.

Argentina intentó hacer lo que Australia y Canadá ya habían logrado y en 1933 se creó la Junta Reguladora de Granos y la de Carnes. La función más importante de la Junta era la posibilidad de asistir al productor ofreciéndole un precio de referencia al cual el Estado estaba dispuesto a comprar, y si había ofertas mejores, el Estado no intervenía. Por medio de esta institución se transferían recursos entre los distintos sectores de la economía. También impedía la especulación de los productores reteniendo cosecha, como pretende el actual presidente de la Sociedad Rural Argentina Miguel Etchevehere que instó a los agricultores a no vender lo cosechado y además aplica una política de semiesclavitud con sus peones.

El primer gobierno peronista amplió los alcances de la Junta Reguladora de Granos con la creación del IAPI, trasladando el excedente de riqueza de la producción del campo para industrializar al sector manufacturero, que es lo que hicieron Australia y Canadá. El IAPI fue eliminado por la autotitulada Revolución Libertadora que posicionó en la cartera de economía a elementos afines con la Sociedad Rural Argentina.
Luis Etchevehere, presidente actual de la Sociedad Rural Argentina. Está acusado de evasión impositiva y de ejercer el trabajo esclavo en sus dominios. Dado que el diario La Nación es el órgano oficial de dicha sociedad, ha guardado un piadoso manto de silencio sobre estos cargos.

En 1973 se promulgó una nueva ley de comercialización de granos que fue anulada bajo la dictadura de Videla por su ministro José Alfredo Martínez de Hoz. Con el regreso de la democracia se revitalizó la Junta Reguladora de Granos hasta que durante el menemato, su ministro de Economía Domingo Cavallo la anuló mediante el decreto 2284/91. Actualmente, Argentina es el único de los cinco grandes exportadores, que no regula adecuadamente el sector agropecuario. En Australia y Canadá, estos entes reguladores se denominan Marketing Boards.

Estabilidad institucional
La solidez y la continuidad alcanzada por las instituciones propiciaron el desembarco de capitales y mano de obra en Canadá y en Australia mucho antes que en la Argentina. Las guerras civiles, el desencuentro entre Buenos Aires y el interior provinciano, las veleidades personalistas de los caudillos y sus empecinamientos demoraron la consolidación de una nación. El mayor daño sin embargo, fue causado por los golpes militares, ya que todos ellos desarrollaron políticas económicas neoliberales a favor del agro y en detrimento de la industria. Para lograr esos objetivos pusieron en las distintas carteras de Economía a ex miembros de la Sociedad Rural Argentina y economistas de la escuela de Chicago. El estancamiento económico de la Argentina desde hace décadas y según ciclos debería leerse como consecuencia del estancamiento político. Argentina quedó atrás de Canadá y Australia porque su sociedad fracasó en su intento de consolidar instituciones y una estructura política que organizara los intereses divergentes de sus regiones, de sus clases sociales, de sus movimientos partidarios.

Este no pretende ser un ensayo desilusionado, sino que, aprendiendo de los propios defectos y las virtudes ajenas, Argentina asuma, de una buena vez, un destino de desarrollo justo, maduro y sostenido. Esta última década señala el verdadero camino que siempre debió haber elegido la Argentina desde el aspecto geopolítico y económico. 

Esto significa una integración con los demás países de América latina, donde se ha dado una coincidencia feliz de gobiernos progresistas que deben profundizar instituciones como el UNASUR y el MERCOSUR. El acercamiento integral con China y Rusia son estrategias brillantes del gobierno de Cristina para alejarnos de la dependencia económica de Estados Unidos que jamás favoreció los intereses de los países latinoamericanos. 

El rictus de desagrado de los columnistas de la prensa hegemónica y de los economistas neoliberales, señalan que estamos en la senda correcta.

La presidenta Cristina con Xi Jinping, presidente de la República Popular China y con Vladimir Putin, presidente de la Federación Rusa.

Fuentes
-Fabian Bosoer. Los tres países, en tren de comparar.1Eco, 23/08/2013. 
-Daniel Muchnik. Tres países, tres destinos. Editorial Cúspide.
-Junta Nacional de Granos, una solución contra la evasión y la falta de controles. Tiempo Argentino, 28/10/2012.
-Nestor Restivo. Comentario en el programa Gente de a pie, en Radio Nacional el 26/08/2013.
-Las denuncias contra Etchevehere. Página 12, 08/07/2014.

-Martín Granovsky. Argenchina. Página 12, 20/07/2014.

11 comentarios:

  1. Un juez pedorro de Nueva York, incondicionalmente del lado de los fondos buitre (así lo ha demostrado con sus decisiones y su inquina verbal contra la Argentina y el gobierno de Cristina), intenta pisotear el esfuerzo de años de recuperación de nuestro país y la laboriosa gestión del canje de la deuda.

    Según los fondos buitres, les gustaría que en 2015 gobiernen Massa o Macri o Scioli. Como bien dijo esta mañana el periodista Sietecase, el ciudadano argentino, que le interesa el bien del país, ya tiene una idea clara de a quién NO debe votar, independientemente del partido político al que pertenezca.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grande Ricardo. Duro con ellos!
      Abrazo

      Eliminar
    2. Querido Ricardo estamos pagando las consecuencias de nuestros actos, no hay que echarle la culpa siempre a los demás!

      Eliminar
    3. Sí es terrible, muy buena tu observación

      Eliminar
    4. El mejor consejo!Buenisimo Ricardo!!vamos descartando por eliminacion!...creo que va a ser mas facil de lo que parezca...pulula tanta incapacidad politica!nos va a costar encontrar quien pueda ocupar minimamente el lugar de nuestra extraordinaria Presidenta!!..Mercedes

      Eliminar
    5. Es justo el calificativo de pedorro, espero que los Argentinos sepan a quien votar y no se equivoquen, que no pase como aquí en España.
      También estamos muy preocupados porque no hay un partido que convenza, esperamos que en el tiempo que queda para las votaciones ya sepamos a quien votar, estamos muy desorientados.
      Muchos cariños para los dos bsss

      Eliminar
  2. El juez NO es Oyarbide. Por lo que vemos la “recuperación de nuestro país” fue una gran mentira del relato y la “gestión del canje de la deuda” fue un absoluto fracaso. Pero en manos del pibito, teórico del marxismo, sin la mas mínima experiencia de gestión, a la vista de las resoluciones de Repsol, CIADI y Club de París, donde se arregló, pero pagando mucho más, no podía esperarse otra cosa.
    Australia y Canadá no están gobernados asociaciónes ilícitas, no rienen DOS funcionarios, de primerísimo nivel que estén procesados, como aquí. Y son DOS, por ahora, vendrán muchos más.
    Termínenla con las declamaciones de lo malo que son los fondos, el iceberg del dafault está a la vista y estamos en curso de colisión y acelerando.
    Fracasaron, aquí nos gobiernan delincuentes, asúmalo. Verás que todo es mentira, decía el tango

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro que, en su odio enceguecido, apuesta al default. Cuanto traidor que muestra su verdadero rostro en estos momentos.... Lamentable.

      Eliminar
    2. García, alias ingeniero fracasado del boliche pedorro de la calle Soler, debe tener en su mesa de luz un retrato del Juez Griesa y me animo a que tiene de Jorge Videla

      Eliminar
    3. ¿Porqué no lo borra a ese infeliz de García, si ni siquiera sabe escribir?

      Eliminar
    4. Jorge Enhora buena:yo soy el ïngeniero pedorro y no Garcia:haceme el favor::por que no te vas a la reputa madre que te pario mononeuronal hijo de puta!!!!!!!!!!

      Eliminar