sábado, 7 de mayo de 2016

EL FILIBUSTERO WILLIAM WALKER

Semblanza
Las diversas fotografías de la época lo muestran como un hombre relativamente joven, apuesto, impecablemente vestido de frac con moñito. Su rostro impresiona como un individuo inteligente, austero y de mirada benévola que sugiere una personalidad frágil. 

                            William Walker (1824-1860)

Sus antecedentes parecían marchan acorde con su aspecto físico. Nacido en Nashville, estado de Tennessee en 1824, Walker hizo una carrera fulgurante y meteórica. A los 19 años se había recibido de médico con honores y también estudió derecho ejerciendo abogacía en la ciudad de Nueva Orleans.

Según estas líneas, Walker se nos presenta como una personalidad brillante con todos los atributos para pasar a la historia como un médico destacado, un político o un diplomático prestigioso. El hecho es que efectivamente Walker pasó a la historia, pero de una manera muy distinta, ya que cuando se habla de él en los diccionarios y las enciclopedias figura con el rótulo de “filibustero”. Se designa con ese término derivado del inglés “free booter”, al individuo que se apodera libremente del botín. En otros términos Walker era, no un pirata de mar sino de tierra y de los peores.

Primeras aventuras
En 1853, Walker recaló en México para solicitar al estado de ese país un permiso y una subvención que le permitiera crear una colonia con el pretexto de frenar las incursiones indígenas en territorio norteamericano. Con buen tino su pedido fue rechazado, ya que se trataba de una maniobra para iniciar la anexión del territorio mexicano de la baja California a los Estados Unidos. 

Hacía pocos años que había concluido la guerra entre este país y México donde el país del norte le quitó el territorio de Texas y la Alta California. En Estados Unidos se había popularizado el llamado Manifest Destiny que sostenía que los colonos estadounidenses debían expandirse hacia territorios vecinos. Se podría decir que el Manifest Destiny se remonta a mediados del siglo XIX el senador William Preston sentenció que: “La bandera estrellada ondeará sobre toda América Latina, hasta Tierra del Fuego, único límite que reconoce la ambición de nuestra raza”.

Walker, quien estaba imbuido de estas ideas, aunque para su propio beneficio, no se dio por vencido y pocos meses después regresó con un puñado de aventureros reclutados de los estados esclavistas del sur y tuvo éxito en capturar la ciudad de La Paz, un poblado de la Baja California. Se proclamó presidente de ese territorio al que llamó “República de la Baja California”, sometida a las leyes del estado de Louisiana que legalizaba la esclavitud.

Los mexicanos reaccionaron atacando a Walker y sus seguidores y éste debió escapar buscando refugio en California. Allí fue sometido a juicio por conducir una guerra ilegal, pero su abogado defensor recurrió al patriotismo del Manifest Destiny que era muy popular en el sur de Estados Unidos y en pocos minutos el juez lo declaró inocente.

La conquista de Nicaragua
Faltaba más de una década para que se construyera el ferrocarril interoceánico de 4000 kilómetros entre Nueva York y San Francisco y el intercambio comercial entre ambas costas de Estados Unidos se realizaba a través de Nicaragua mediante un penoso viaje por tierra. El operativo estaba a cargo de la empresa Accesory Transit Company cuyo presidente era el magnate Cornelius Vanderbilt.

En 1854 se desató en Nicaragua una guerra civil entre quienes respaldaban al partido Legitimista o Conservador y los que apoyaban al Partido Democrático o Liberal. Los segundos, en un error de verdadero cipayismo que se repetiría en otros países de América Central, solicitaron la ayuda de Walker para que instalara colonos armados en Nicaragua. 
                           William Walker con uniforme de campaña

El pedido fue música para los oídos del filibustero quien poco tiempo después desembarcó con 60 aventureros a los cuales se les unieron alrededor de trecientos locales.
Walker combatió exitosamente a los del partido legitimista y llegó a controlar el territorio de Nicaragua. Mediante elecciones fraudulentas se constituyó en el presidente de ese país y se instaló en Granada. En la práctica, pasó a ser parte del territorio de Estados Unidos ya que estableció el inglés como idioma oficial, el dólar como moneda legítima, y fomentó la esclavitud. Es así como el primer presidente de Nicaragua fue un norteamericano.

Tanto Honduras como El Salvador percibieron inmediatamente el peligro que significaba Walkers a quien consideraban una verdadera amenaza para toda la región. Una coalición formada por tropas de Honduras, El Salvador y Guatemala ingresó en territorio nicaragüense y derrotó a las fuerzas de Walkers que se retiraron después de arrasar con fuego la ciudad de Granada.

Walker se rindió ante el almirante Charles Henry Davis de la marina de los Estados Unidos y fue repatriado a Nueva York donde fue recibido como héroe. Aventurero intrépido, inescrupuloso e incorregible pronto montó una tercera expedición que fue abortada nuevamente por la marina de Estados Unidos y repatriado a Nueva York. A esta altura de las circunstancias el periodismo y la población estaban divididos entre los que admiraban a Walker y los que lo consideraban un filibustero.

Última aventura
En 1860 Walker volvió a la región, pero esta vez desembarcó en la ciudad puerto de Trujillo, situada en Honduras. Los territorios vecinos de Belize y la Costa Mosquito, que actualmente forman parte de Nicaragua, estaban bajo control de Inglaterra a cargo del almirante Nowell Salmon. La pesada mochila de antecedentes que tenía Walker hizo que Salmon lo considerara un peligro o al menos un desestabilizador de la región y lo hizo prisionero, pero no lo devolvió a Estados Unidos sino que lo entregó a las autoridades de Honduras que se regocijaron con semejante regalo y sin demora alguna lo pusieron ante un pelotón de fusilamiento.


En la ciudad puerto de Trujillo hay una sencilla lápida que suele atraer a numerosos turistas y que tiene una placa de bronce con la siguiente inscripción: “William Walker. Fusilado. 12 septiembre 1860”.Por razones de pudor, el gobierno de Honduras omitió agregar que también fue el primer presidente de Nicaragua.

William Walker. Biografías y vidas. La Enciclopedia Biográfica en Línea. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/w/walker.htm
Walker, William. Encyclopaedia Britannica, col 12 pag 464. Chicago 1995.
William Walker, el ultimo filibuster. El blog de Emma Rodríguez. http://pepoladas.over-blog.es/article-william-walker-el-ultimo-filibustero-47421321.html


3 comentarios:

  1. Nosotros también tenemos un filibustero en el gobierno

    ResponderEliminar
  2. Mercedes de Barcelona10 de mayo de 2016, 14:54

    GRACIAS POR TUS DENUNCIAS Y TUS NOTAS-DESDE AQUI,NO HAY FORMA DE TENER NOTICIAS DE ARGENTINA-DE EL FILIBUSTERO WWALKER...NO LA CONOCIA--Y PIENSO DIFUNDIRLA ENTRE MIS AMIGOS,,,FALTABA MAS---OTRO ILUSTRE ANGLO- SAJON, PARA MI COLECCION..UN ABRAZO,
    MERCEDES

    ResponderEliminar