sábado, 9 de abril de 2016

EL JUICIO DEL MONO

En 1925, el joven John Scopes recaló en el poblado de Dayton del estado de Tennessee que por entonces, contaba con una población que no alcanzaba los 2000 habitantes. Scopes llegó para cubrir el puesto de profesor en el colegio de enseñanza secundaria en el Rhea Country Central High School, donde comenzó a enseñar álgebra, química y física.


                              John Scopes

Tennessee formaba parte, y aún lo sigue siendo, del llamado cinturón bíblico o Bible belt, un extenso territorio del sureste de Estados Unidos que se caracteriza porque el cristianismo evangélico tiene un profundo arraigo social que se manifiesta nítidamente en la forma de vida de la población, en la moral y en la política. Esta vasta zona que engloba a varios estados sureños, resistió hasta bien entrado el siglo XX, las leyes antirraciales emitidas por el senado de los Estados Unidos.
Cuando Scopes llegó a Dayton, estos patrones de conducta estaban más exacerbados que en la actualidad. Ese pueblo rural era un nido de supersticiones, preconceptos e hipocresía capaz de explotar en odio contra quien quisiera rechazar la autoridad literal de la Biblia y sus portavoces. El tedio invadía a Dayton con una nube de apatía y aburrimiento. Carecía de salas de baile y de juego y el deporte más practicado era rezar. Como si esto fuera poco, acababa de entrar en vigencia, justamente en el estado de Tennessee, una ley conocida bajo el nombre de Butler Act, que prohibía toda enseñanza que atentara contra los contenidos de la Biblia. La ley tenía como principal objetivo frenar la teoría evolucionista de Darwin, no pudiendo aceptar de que el ser humano “pudiera descender de seres inferiores”, o sea pertenecer a la especie de los homínidos que incluye a los simios.

Según el relato bíblico, que todos conocemos, el ser humano fue creado por Dios. El episodio está expresado en el Génesis en una forma que más se acerca a una fábula infantil que a la investigación científica más elemental.
Cuando Scopes recaló en Dayton existía una asociación llamada la American Civil Liberties Union (ACLU), que proporcionaba asesoría legal en los casos en los cuales consideraba que las libertades civiles podrían estar en riesgo y su misión principal era defender y preservar los derechos individuales. La ACLU se puso en abierta rebelión contra el Butler Act, señalando que defendería a toda persona que fuera acusada de enseñar la teoría de la evolución.

George Rappleyea, magnate de minas de carbón y amante de aventuras y de apuestas pesadas, leyó en un diario de Tennessee que la ACLU estaba dispuesta a desafiar el Butler Act. Rappleyea convenció a un grupo de empresarios de Dayton de enfrentar la ley con el propósito de aportar publicidad para la región. Convocó al joven Scopes y le pidió que reemplazara al profesor de Ciencias durante una clase para explicar a los alumnos la teoría de la evolución. 

Rappleyea era consciente de que la maniobra generaría un juicio con gran difusión periodística, pero consideraba que se podría ganar ya que por otro lado, también se enseñaba en la escuela el libro de texto Biología Cívica de George Hunter que explícitamente describía y adhería a la teoría de la evolución, lo cual incurría en contradicción con la ley vigente.

Scopes fue acusado por tres de sus alumnos que en el juicio testificaron en su contra diciendo que les había enseñado la teoría evolucionista. La defensa estuvo a cargo de Clarence Darrow, individuo hábil y carismático que sabía dónde tenía que dar el golpe. A los ojos de la mayoría de los habitantes de Dayton, Darrow representaba un personaje aborrecible, la esencia del mal ya que cargaba una mochila llena de causas progresistas y humanitarias, como la defensa de negros, de sindicalistas y de homosexuales.

                          Clarence Darrow                             William Jennings Bryan

Del lado de la fiscalía se encontraba el abogado William Jennings Bryan quien después de un par de intentos frustrados para llegar a la presidencia de Estados Unidos abandonó la política para convertirse en el pilar del fundamentalismo religioso. Con discursos catastróficos de profeta del Apocalipsis, arengaba multitudes de crédulos que lo escuchaban absortos.

Era evidente que tanto gran parte de la población de Dayton como el poder judicial local tenían en claro que no se trataba de juzgar a un novato profesor de escuela sino al propio Charles Darwin y su malsana teoría evolucionista. El acontecimiento judicial había traspasado largamente las fronteras de Tennessee y numerosos periodistas de estados del noreste del país se hicieron presentes.


Reunión de la Liga Antievolucionista contra la enseñanza en las escuelas de la teoría de la evolución.

En ese contexto, el infiel Scopes salió del foco del debate, ya que lo que estaba en juego era la autoridad de la Biblia contra la teoría atea de Darwin quien seguramente estaría ardiendo en el infierno. El ambiente judicial y popular local no era nada propicio para el pobre Scopes y no había duda de que la sentencia estaba decretada antes del juicio mismo. Bryan empeñado en denunciar el bellaco ataque de los enemigos de la fe y Darrow en defender la libertad de pensamiento que todo individuo merece, se enfrentaron el 21 de julio de 1925 en el juicio que ya la prensa había titulado: El juicio del mono.

En una jugada magistral Darrow hizo un pedido que dejó a todos sorprendidos y descolocados: “La defensa solicita llamar al señor Bryan como testigo”. Insólito, nunca había ocurrido que un fiscal se tuviera que sentar en el banquillo de los testigos. Bryan en su soberbia aceptó sin saber que aquello sería su fin.

La masacre duró dos horas. ¿El señor cree que Jonás fue comido por una ballena? Si así fue ¿cuánto tiempo permaneció en la barriga de ella? ¿El señor cree que Josué hizo parar el sol en el cielo? Si lo hizo, ¿no hubiese pasado alguna cosa en la Tierra? ¿Cuál es la edad de la tierra, señor Bryan? ¿El Señor cree que el mundo fue creado en seis días cuando los científicos están hablando de millones de años? Si Eva fue la única mujer del Génesis, cómo es que Caín fue a visitar a su esposa, según atestigua la Biblia? – y así el implacable Darrow siguió lanzando zarpazos sobre Bryan quien finalmente perdió todo control y a los gritos defendió la Biblia, pero en forma genérica sin refutar las preguntas de Darrow. Los enviados de la prensa saboreaban las notas que iban a publicar.

El jurado, constituido por lugareños que apenas habían terminado la escuela primaria y cuyos cerebros estaban saturados de los sermones del pastor local, declararon culpable a Scopes, pero Bryan había hecho un papel tan patético en contraste con el lapidario alegato de Darrow, que el juez temeroso de la reacción de la prensa, sentenció a Scopes a una multa de 100 dólares cuando la ley Butler había establecido una pena de 100.000 para el infractor. La exigua suma fue pagada por uno de los periódicos. En cuanto a Bryan, murió a los pocos días de un ataque cardíaco.

Aquel acontecimiento inspiró a dos dramaturgos: Jerome Lawrence y Robert Edwin Lee a escribir la obra Heredarás el viento, que fue llevada a la pantalla en 1960 con el mismo nombre, donde Spencer Tracy hizo el papel de Darrow y es una joya del Hollywood de aquellos tiempos.


Escena de la película “Heredarás el viento” dirigida por Stanley Kramer en 1960. De izquierda a derecha: Gene Kelly (periodista del Baltimore Herald), Donna Anderson, Dick York (Jon Scopes) y Spencer Tracy (Clarence Darrow).

Desde el juicio hasta el presente han transcurrido 90 años y los Estados Unidos del Tea Party, de Sarah Palin, los evangelistas de la Fox News y la infinidad de sectas de los cristianos nacidos nuevos, a semejanza de aquellos maniáticos de Dayton, siguen viviendo el dilema Biblia vs. Mono, con una ciega adhesión a la Biblia.
«Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia». (De la Declaración universal de los derechos humanos; artículo 18).

Tamara Tigue. Tea Party Community. Social Darwinism and you, 11/05/2012
U. S. History 47b. The monkey trial. http://www.ushistory.org/us/47b.asp


9 comentarios:

  1. Cuando leí el título pensé que se refería a un juicio a Macri.
    Siempre tengo la mala costumbre de subestimar a los simios. ¡Perdón simios por la comparación!

    ResponderEliminar
  2. Ahora bien, jamás se nombra a Jean Baptite Lamarck, cuando se habla de la evolución, siendo que formuló lo que se atribuye Darwin algo así como 50 años antes. Así son los sajones.

    ResponderEliminar
  3. Bonadio se parece al juez Bryan por lo parcial, con la diferencia que este era un fundamentalista con principios, mientras que Bonadio es un lumpen del poder Judicial, un mercenario corrupto al servicio de Clarín y del gobierno.

    ResponderEliminar
  4. Oswaldo C de Maryland12 de abril de 2016, 8:59

    Muy bien escrito el relato, Ricardo. Aquí lo llaman también el Scopes Trial. En cuanto a la evolución y las enseñanzas de la bilbia, es una lástima que quienes interpretan literalmente ciertas de sus partes, no le hicieron caso a San Agustín. Ya a fines del cuarto siglo (o a principios del quinto) este Santo recomendó que cuando hay aparentes discrepancias entre lo que se sabe por cierto a travez de la ciencia y lo que se lee en la biblia, hay que interpretar más correctamente la biblia.

    ResponderEliminar
  5. Ayer contemplé emocionado la masa humana que llena de afecto y de cariño recibió a Cristina, quien vino a enfrentarse con Bonadio, un lumpen del Poder Judicial, un mercenario inescrupuloso de Clarín y del gobierno. Dicho diario tituló que alrededor de 1000 militantes de la Cámpora fueron a recibir a la presidenta. Doble mentira, La Nación dice 5000 y se queda cortísima, también había banderas de muchas otras agrupaciones y muchísima gente independiente. Mañana yo voy a Comodoro Py y no soy de la Cámpora.

    Una periodista de Clarín mandó un twiter diciendo que hay que llevar huevos para tirarle a Cristina. No le haga caso lector, a menos que usted quiera suicidarse.

    El sobrino de mi esposa estudió años e hizo cursos en el extranjero y domina varios idiomas para su carrera diplomática.
    Macri mandó como embajador al transformista Del Sel que no solo no sabe ningún idioma sino que apenas balbucea el propio.
    Dijo Del Sel (esto es verdad aunque cueste creerlo) en el programa de Sietecase, que iniciará gestiones para implementar 4 vuelos semanales de Panamá a..…no lector, no es a Buenos Aires, dijo ¡a Rosario! Se calcula que viajarán 5 pasajeros por vuelo (el piloto, el copiloto y las 3 azafatas). ¿O será que es para trasladar droga?

    En Islandia el pueblo salió a la calle y echó al Primer Ministro que tenía una cuenta en paraíso fiscal. Macri y su familia tienen más de 10, que estamos esperando nosotros para hacer lo mismo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. excelente Ricardo! un abrazo!

      Eliminar
  6. Julito de Laferrere14 de abril de 2016, 14:30

    El discurso de Cristina ayer fue magnífico, con una retórica perfecta y atrapante, donde puso en su lugar el comportamiento politizado del Poder Judicial, señaló detalladamente las mentiras y contradicciones de Cambiemos y las condiciones a las que decayó el país en 4 meses.
    Son muchas las frase que pasarán a la posteridad, la que más me gustó es: “buscaron la ruta del dinero K y se encontraron con la ruta de los paraísos fiscales”
    Comparó las imputaciones que le hicieron con la impunidad que goza Macri, quien entre otros cargos se cuenta el que fue absuelto “por contrabando agravado”, gracias a la mayoría automática de la Suprema Corte menemista.
    En otra frase dijo: “este gobierno nos llevó al mundo y efectivamente Argentina es tapa en todos los diarios”, dijo refiriéndose a los paraísos fiscales de Macri.

    Paralelo al discurso de Cristina realizado ante una multitud impresionante, Macri en soledad fue a visitar a su nuevo aliado Urtubey en Salta, un renegado que ya se perfilaba desde hacía tiempo. El diálogo guarda un contraste abismal con el discurso de Cristina: “Yo soy de Boca y vos de River, pero todo bien”, “el amor es una energía maravillosa, porque vos estás enamorado, no?” y seguían los mimos entre ambos. Podemos clasificarlo como una conversación de dos adolescentes de 13 -14 años, poco esclarecidos.

    El recibimiento avasallante que tuvo Cristina, puso tan nerviosa a la prensa mediática que perdió el control de lo que escribía. Cito dos ejemplos:

    El diario La Nación titulaba en su editorial: “Prohibir los despidos desalentará el empleo”, es como decir “usar extinguidores favorecerá los incendios” o “cruzar la calle sin mirar puede reducir los accidentes de tráfico”.

    También le criticaron que el abogado defensor Belardi de Cristina es amigo de ella y pro kirchnerista. ¡Y que quieren ¿que se busque a Stolbizer? (frase de Stopelman)

    Y lo peor de todo esto es que hay audiencia y lectores que se las creen o necesitan creérselas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo Ricardo. Sólo una pequeña enmienda. La frase de Cris fue “buscaron la ruta del dinero K y se encontraron con la ruta del dinero M”
      Abrazo!

      Eliminar
    2. Buenísimo Ricardo. Sólo una pequeña enmienda. La frase de Cris fue “buscaron la ruta del dinero K y se encontraron con la ruta del dinero M”
      Abrazo!

      Eliminar