domingo, 11 de enero de 2015

REFLEXIONES SOBRE EL ATAQUE TERRORISTA EN PARÍS

El acto terrorista con que se inicia el año 2015 y nada menos que en la “ciudad luz”, es decir París, parece indicarnos que el crimen y la violencia van a seguir creciendo en un mundo donde las desigualdades sociales continúan acentuándose.

   Manifestaciones de repudio en París contra la masacre de Charlie Hebdo 

Todos estamos de acuerdo en que la muerte de 12 personas, entre ellos 8 periodistas del satírico y punzante semanario francés Charlie Hebdo, merece el repudio total de la sociedad a nivel universal. El hecho de que la revista haya satirizado al Islam incluyendo a Mahoma en varias oportunidades, tampoco justifica la masacre, pero hay que admitir que hubo bastante temeridad y poca prudencia de sus editores, teniendo en cuenta que Francia cuenta con 5 millones de musulmanes y que Hollande, sin necesidad alguna, está cooperando con los Estados Unidos en los bombardeos sobre países árabes.

Cuando ocurren episodios de estas características, surgen dos interrogantes ¿quiénes fueron y porqué lo hicieron? Empecemos por quienes fueron. A las oficinas de la editorial ingresaron dos encapuchados fuertemente armados, barrieron con los que allí estaban y se retiraron raudos después de lanzar varias exclamaciones de extremismo islámico. No faltaron diarios informando que algunos testigos los reconocieron. Me pregunto como hicieron ya que los dos terroristas tenían el rostro cubierto.

Los dos asesinos se fugaron en auto a gran velocidad y sabedores que la patente pudo haber sido filmada, al poco tiempo cambiaron de vehículo, pero ¡oh imprudencia!, olvidaron la cédula de identidad en el auto abandonado. En primer lugar, estos personajes jamás portan documentos cuando realizan estos operativos y es imposible que hayan cometido la torpeza de haber dejado sus datos a manos de la policía. Este tipo de estupideces es bastante propio de la CIA ¿estará involucrada? ¡Muchachos, la próxima vez que planeen un accionar de este tipo, sean un poco más sutiles! Los suponíamos más expertos después de décadas de planificar atentados.

No puedo afirmar que esta “noble institución” haya sido la organizadora del operativo contra Charlie Hebdo, pero no he detectado en los medios de información elementos sólidos demostrando que los hermanos Kouachi, fueron los verdaderos artífices.

Pasemos al segundo aspecto: para qué lo hicieron. Pero podemos reelaborar la pregunta ¿quiénes se beneficiaron con este acto terrorista? En este aspecto, se despeja toda duda, el fundamentalismo islámico, si es que fueron ellos, resultó absolutamente funcional a la derecha y más aún a la extrema derecha. A Marine Le Pen se la sirvieron en bandeja, su partido, la formación más votada de Francia en las elecciones europeas de mayo pasado, se mantiene encabezando las encuestas en los últimos meses.

                     Marine Le Pen

Para Le Pen y los xenófobos, el mundo es binario y simple: ellos representan la pureza y los principios de la sociedad francesa. Los inmigrantes, especialmente los musulmanes y los provenientes de países árabes son los intrusos, los que vienen a robarles fuentes de trabajo y a cambiar las costumbres y modo de vida de la civilizada sociedad gala. Hay que convencer al pueblo de que islam y musulmanes son sinónimo de terrorismo.

Pero hay otra Francia, es la constituida por estos sujetos de tez morena que farfullan un idioma incomprensible, que viven hacinados en guetos donde el índice de desocupación está cuatro veces por arriba del promedio nacional y que después de este atentado puede empeorar más aún. Porque la economía mundial se desliza a contramarcha del bienestar común. Va hacia el aumento de la desigualdad dentro de los países y, entre ellos, a la concentración de la riqueza en pocas manos, a los desequilibrios macroeconómicos generados por la especulación financiera y las políticas neoliberales.

Los aventureros de la civilizada Europa, cuando se lanzaron a la conquista de Asia, África y América, dejaron en sus lugares de origen el bagaje de cultura y de arte y en el caso de Francia, los principios de igualdad, legalidad y fraternidad. Desembarcaron en esos continentes con una sola idea: la rapiña y una codicia sin límites. Destruyeron culturas, civilizaciones, separaron etnias y establecieron caprichosas divisiones geográficas cometiendo genocidios de todo tipo.

Si además de obtener beneficios económicos, al mismo tiempo hubieran llevado el progreso y los conocimientos, no tendrían que enfrentarse ahora a las consecuencias de sus aventuras coloniales y militaristas que tanta destrucción sembraron en todo el mundo.

         Francois Hollande durante su discurso después del atentado

Escuché el discurso de Hollande, de tono épico y grandilocuente tratando de que el cachetazo recibido no empeore su alicaída gestión y su misérrima popularidad. Nada dijo de calmar los ánimos ni de que el extremismo islámico representa solo el 0,1% de la población árabe de Francia. Hollande es uno de los principales responsables de lo ocurrido, él y Sarkozy no hicieron nada para mejorar la situación de los inmigrantes. Además, Hollande imbuido por el afán de caer simpático ante Washington, se alineó con la política belicista del imperio y las fuerzas francesas se sumaron alegremente a los bombardeos sobre Siria e Irak. 

Total, para la balanza de valores de occidente, mil civiles muertos por los llamados daños colaterales, pesan menos que 12 franceses asesinados en el centro del mundo. Esto se aprecia claramente con solo recorrer el canónico diario La Nación, que el día jueves 8 de enero le dedicó 5 páginas llenas, más tapa, al atentado contra Charlie Hebdo. Un episodio similar en la India o en Egipto hubiera merecido una modesta columna en página interior.

Washington y el Pentágono son otros beneficiados del ataque terrorista, ahora disponen de mayor libertad para seguir matando árabes. También Netanyahu se debe estar frotando las manos y podrá endurecer más su política contra la Franja de Gaza. Por su parte Barak Obama, que se condolió por la masacre de París, primero tendría que limpiar su propia casa: las torturas en Guantánamo, los policías blancos que matan a negros por portación de cara y los bombardeos en Medio Oriente.

Lo único que le faltaba a Europa, agobiada por una crisis económica donde los más favorecidos son los bancos y las grandes corporaciones, es que una mayor ola de xenofobia ponga a los inmigrantes entre la espada y la pared y aumente el número de atentados.

La sociedad francesa y especialmente sus gobernantes, tendrían que hacer un acto de reflexión y preguntarse ¿por qué los dos terroristas eran ciudadanos del país? ¿Qué pasó que no los supimos integrar?

Como cita el periodista Eduardo Febbro desde París. “La paradoja de este atentado es tan dolorosa como absurda. Uno de los más aguerridos enemigos de la extrema derecha es precisamente el periódico Charlie Hebdo. La secuencia resulta alucinante: el fundamentalismo islámico atacó a uno de sus más meritorios antagonistas, el humor anarco-libertario del semanario satírico.”
Recientemente, se acaba de publicar en Francia con una tirada de ciento cincuenta mil ejemplares y para echar más leña al fuego, un libro altamente xenófobo llamado Sumisión. Su autor, el misógeno Michelle Houllebecq conocido por sus comentarios contra el islam, imagina a su país gobernado por un musulmán, donde el protagonista se enfrenta a la disyuntiva de elegir entre una conversión al islam, si pretende conservar su puesto en la Universidad islámica de París. Se equivoca Houllebecq, el próximo gobernante de Francia puede ser Marien Le Pen y no se va a tratar de ciencia ficción.

Muy malos vientos soplan en el viejo continente.


                                            Michelle Houlebecq

18 comentarios:

  1. Está muy bueno el artículo.
    Este atentado puede ser una bisagra entre una Europa con libertad y democracia (al menos para los europeos) y una nueva Europa con restricciones similares a las del "Acta patriótica" de nuestro buen amigo Bush.

    Tal como se señala en el artículo, gran parte de los inmigrantes de países árabes residentes en Francia provienen de las ex colonias francesas, Francia, al igual que los demás países colonizadores no ha sabido, no ha podido o no ha querido integrarlos, cuando han sido urgidos a emigrar de sus países natales por la miseria generada por las ambiciones y la explotación de la colonización.

    Por otra parte, el discurso de Hollande- si bien él no me merece demasiado respeto- no me pareció de tono épico ni grandilocuente, Por el contrario fue muy moderado y creo haber escuchado que dijo que no todos los musulmanes son terroristas.
    Recomiendo leer las Efemérides Truchas de Daniel Paz en Página 12 del Radar de hoy, que isntetizan con humor parte de las consecuencias del atentado.
    En resumen, creo que es afortunado que no me falten muchos años para dejar este mundo, que avizoro será cada vez más atroz.

    ResponderEliminar

  2. Por estos doce muertos no soy Charlie. Todavía Francia debe explicar el Norte de Africa, Argel, su alianza con el Nazismo, la OTAN, la discriminación con los inmigrantes, entre ellos los muslmanes, etc. etc. etc. No apruebo a estos asesinos como no apruebo a los que mandan Drones y bombardean civiles sin piedad, a los que asesinaron al lider de Irak, al de Libia a los que bombardean "justificadamente", Afganistán, Siria, etc. y tampoco apruebo a los Israelíes matando y torturando socialmente a los Palestinos sin piedad., Doce muertos Franceses no pueden hacer olvidar la prohibición del velo en Francia, la discriminación musulmana en Europa y la condena a la exclusión que tienen en países centrales de Europa como Francia.
    Muy buena su nota, muy de acuerdo.

    ResponderEliminar
  3. Ricardo, muchas gracias, como siempre, por tu informacion y articulos de El Mordaz. Me ayuda mucho a equilibrar la balanza para comprender mejor este mundo y especie a la cual pertenecemos.

    ResponderEliminar
  4. No estoy seguro que sean justamente los musulmanes los que más ganen con estas muertes. Los xenófobos se están haciendo una panzada. Dejaron un documento de identidad en el auto en que escaparon? Se ve que tenían entrenamiento militar pero se perdieron el capítulo que se titula: "Si vas a matar gente, no seas pavo, no lleves documentos, se te pueden caer". Todo casi tan vulgar como el asuntito de las torres.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Ricardo!!! Muy bueno!!!

    ResponderEliminar
  6. París fue una multitud
    Casi 4 millones de personas llenaron las calles de toda Francia. Una respuesta esperanzadora y sin ningún mensaje contra los musulmanes.
    Me pregunto que hacían entre los autoconvocados tipos como Rajoy, Netanyhau y Alí Bongo, el presidente de Gabón y perseguidor de las libertades públicas

    ResponderEliminar
  7. Extraído de una nota de Ivonne Bordelois de La Nación

    "El discurso que convalida la democracia y la libertad de expresión en las sociedades occidentales no debería olvidar que estas instancias básicas e inamovibles no pueden disociarse totalmente de otras leyes que no por no estar escritas son menos básicas e inamovibles: particularmente, las leyes de convivencia."

    "Uno de los pilares fundamentales de estas leyes es la conciencia de que no cabe subestimar la importancia de ciertos símbolos, en particular, los religiosos, para aquellos que los sustentan. Por lo tanto, las ofensas en este nivel no pueden ser trivializadas ni descontadas en aras de una libertad todo terreno. El laicismo que se considera, con justa razón, garantía de progreso en los Estados modernos no puede consentir ni consistir en degradar las expresiones religiosas que no atenten contra los derechos humanos, en especial cuando provienen en general de minorías explotadas económica y socialmente. "
    Más adelante agrega:
    "Miles y miles de musulmanes, fanáticos o no, cayeron bajo las bombas estadounidenses en Afganistán e Irak. Pero morir a manos de terroristas musulmanes en París o en Nueva York viste más que morir bajo bombas cristianas en desiertos de nombres impronunciables en Medio Oriente."
    "Fanatismo no. Hipocresía tampoco".

    ResponderEliminar
  8. Vergonzoso ver al primer ministro de Israel marchando abrazado con otros mandatarios. Nadie lo invitó, se autoconvocó. ¡Qué hipocresía!

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante Flaco, tus comentarios, son muy intersantes para pensar, Seguire el tema con mucho interes y poder profundizar con mayor informacion.

    ResponderEliminar
  10. Distitnas reacciones
    Atentado en Francia y salida masiva de la población en forma pacífica a repudiar el hecho
    Estados Unidos, torres gemelas: Bush invade Irak y y mata a cientos de miles dejando un país devastado. Implanta en su país el Patriot Act que restringe libertades a los norteamericanos.

    ResponderEliminar
  11. ¡que claridad,tenes Ricardo siempre!hay tanto desconcierto,en la opinio general a veces!y hacen falta analisis especificos,mientras se mezclan la sorpresa y la consternacion,que es bien usada por los interese corporativos!.espero te llege ahora mi comentario.mercedes

    ResponderEliminar
  12. Me encontré con una señora amiga de origen francés que me manifestó su molestia porque pocos argentinos se reunireron ante la embajada de Francia en repudio de los 12 muertos en la editorial de Charlie.
    Yo le respondí ¿vos fuiste a protestar ante la embajada de México por el asesinato de 43 estudiantes por la policía y el narcotráfico?
    Se quedó sin respuesta

    ResponderEliminar
  13. Actitudes prudentes y esclarecidas” es no provocar, creo que los grandes provocadores son los responsables del sistema capitalista en su fase de terrorismo financiero que ve con horror que empiezan a ser cuestionados y empujados por griegos, españoles indignados, latinoamericanos anti-neoliberales, por regímenes en los que no confían a pesar de ropajes capitalistas como China, Rusia, Vietnam, etc. Esto se quiere frenar, como siempre con dogmas religiosos judeo-cristianos, fundamentalmente, islámicos, terrorismos de estado, con agentes a los que se les toma el pelo con cedulas de identidad perdidas, teléfonos abiertos, y choques automovilísticos de aficionados. Solo faltaban los familiares de Bin Laden presentes con Bush en el dia de las torres. Lo de parís se repetirá con mas neonazismo, fascismo, estados terroristas, cuyos dirigentes marcharon para vergüenza al frente de la manifestación en parís, y no habrá prudencia que los contenga. Para ello, recordar a Hitler y sus apoyos; por eso no nos confundamos con los satiricos retratos de Mahoma, Moises o Jesus, pues en cambio la nueva teología pasa por el dios dólar, petróleo y bancos. Con ellos no se jode porque son los verdaderos asesinos.

    ResponderEliminar
  14. Hola Ricardo: como integrante del poder judicial, y en atencion a lo que esta sucediendo en el mismo, te digo que resulta deficil no decirlo con verguenza. es escandaloso lo que estan intentando hacer, la defensa de las corporaciones, comenzando por la "familia judicial".cariños cristina.

    ResponderEliminar
  15. Rubén Sosa Martínez16 de enero de 2015, 12:38

    Los musulmanes no están bien, es muy cierto…

    No están bien en Gaza
    No están bien en Judea y Samaria
    No están bien en Jerusalén
    No están bien en Egipto
    No están bien en Libia
    No están bien en Argelia
    No están bien en Túnez
    No están bien en Marruecos
    No están bien en el Yemen
    No están bien en Iraq
    No están bien en Afganistán
    No están bien en Paquistán
    No están bien en Chipre
    No están bien en Siria
    No están bien en Líbano
    No están bien en Sudan
    No están bien en Jordania
    No están bien en Irán
    No están bien en Chechenia

    Y ¿dónde están bien?
    Están bien en Inglaterra
    Están bien en Francia
    Están bien en Italia
    Están bien en Alemania
    Están bien en Suecia
    Están bien en Holanda
    Están bien en Bélgica
    Están bien en Noruega
    Están bien en EEUU
    Están bien en Dinamarca
    Están bien en Rumania
    Están bien en España
    Están bien en Hungría
    En definitiva: están bien sólo en los países que no están bajo el yugo musulmán, es decir, ¡fuera de sus países de origen! Y ¿a quién culpan?
    No al Islamismo. No a sus dirigentes políticos. No a sí mismos.
    Culpan de todos sus males a las naciones donde ellos se sienten bien. Curioso ¿verdad?

    Pues a ver si somos menos idiotas y aprendemos la lección antes de que acaben con la civilización occidental, que es su meta en este mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que veo usted jamás conviviría con un musulmán.
      Por los bombardeos arbitrarios y masivos de Estados Unidos con ayuda de algunas potencias europeas, Me parece que es la civilización occidental (¿agrego también cristiana?), la que que quiere acabar con el mundo musulmán.

      Eliminar
    2. Rubén Sosa Martínez18 de enero de 2015, 0:58

      Amigo Salim, fíjese a quién está culpando Ud. No hace mas que confirmar lo que dije.
      Y le pregunto, Ud conviviría conmigo? Cuando lo hacen es solo por conveniencia

      Eliminar
  16. Hola Ricardo, soy Mercedes, retomando mi contacto con el cyberespacio. Besos

    ResponderEliminar